La inversión extranjera en España y su contribución socio-económicaSegún el Informe “Contribución socioeconómica de la inversión extranjera en España” elaborado por Deloitte para la oficina del Alto Comisionado para la Marca España, la inversión extranjera tiene notables efectos en el desarrollo económico de los países, en la generación y mantenimiento de puestos de trabajo y en la actividad de las empresas y es, por tanto, un factor clave para la competitividad de los países.

En este sentido, España se encuentra entre los países del mundo que reciben mayor Inversión Extranjera Directa (IED). Mientras que el flujo de inversión extranjera en el conjunto del mundo descendió un 18% en 2012 (un 32% en el caso de los países desarrollados), en España creció cerca de un 3,5%, recibiendo un flujo de IED de  27.750  millones de dólares (siendo el decimocuarto país del mundo y el cuarto en la UE en flujo de IED anual recibido).

España, a principios de 2012, superaba los 634.000 millones de dólares de capital extranjero instalado (stock de IED en el país), la cifra más alta hasta la fecha, situándose en el decimosegundo puesto del mundo y el quinto de la Unión Europea (UE), y poniendo de manifiesto la vocación de permanencia y la confianza de la inversión extranjera en nuestro país.

Dicho stock de IED se tradujo en la generación de más de 1.200.000 puestos de trabajo o en la presencia de más de 12.000 empresas de capital extranjero.  En cuanto a la procedencia del capital, los países con mayor inversión en España son Italia, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Alemania.

Principales sectores receptores de IED

En términos cuantitativos, la inversión extranjera en España se concentra, principalmente, en la industria manufacturera, el comercio de vehículos de motor y sus repuestos, y el sector de suministros de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado.

Desde el punto de vista cualitativo, el informe selecciona sectores de alto valor para la economía española como son los de automoción, biotecnología y agroalimentación, presentándolos como ejemplos en los que la participación de capital extranjero ha supuesto un punto de inflexión para su desarrollo.

El sector de automoción, en el que España es el segundo  fabricante de vehículos de la UE y el decimoprimero del mundo, en 2012 representaba el 10% del PIB nacional y el 16% de las exportaciones del país, siendo mayoritaria la presencia de inversión extranjera: 11 de los 15 principales grupos de fabricación mundial están localizados en nuestro país.

El sector biotecnológico, por su parte, ha experimentado un importante desarrollo en España en la última década. Entre las claves de esta consolidación se encuentra la presencia de filiales de compañías extranjeras que actúan como tractoras para este sector gracias, entre otros aspectos, al establecimiento de centros de I+D  o al desarrollo en exclusiva de diversos productos y servicios. España ocupa la tercera posición mundial en número de empresas con actividades en biotecnología, con una cifra de negocio que superaba, en 2011, los 76.000 millones de euros, generando más de 200.000 puestos de trabajo y representando más de un 7% del PIB español.

En cuanto al sector agroalimentario, la presencia de inversión extranjera en España ha contribuido, entre otros aspectos, a la modernización de la distribución alimentaria y a la internacionalización de muchas compañías de la industria. En 2012, el sector de alimentación y bebidas representó el 17% del PIB industrial y más del 20% del empleo industrial, estando conformado por más de 28.000 empresas.

Fortaleciendo la Marca España

La relevancia de la IED con vocación de permanencia contribuye a mejorar la competitividad del país y fortalece la Marca España a través de algunos de los ámbitos que forman este concepto (entorno económico-empresarial; turismo, patrimonio y cultura; calidad de vida; Gobierno e instituciones; o infraestructuras).

El entorno económico y empresarial español ha estado y estará influenciado por la inversión exterior como resultado de la importante presencia de empresas y/o filiales de capital extranjero que residen y operan en nuestro país, que emplean a profesionales, y que se interrelacionan e impactan en nuestro entorno.

Así, la inversión extranjera ha contribuido al desarrollo de sectores clave para la economía española como el industrial, el del comercio o el de servicios. Atendiendo al porcentaje de empleos de las filiales extranjeras en estos sectores, las cifras alcanzan el 20,9%, el 11,1% y el 9,6%, respectivamente, sobre el total de trabajadores de cada sector.

En lo referente a la internacionalización de la economía española, la aportación de la inversión extranjera es también muy significativa, correspondiendo, cerca del 40% del total de las ventas exteriores del país, a empresas extranjeras o a sus filiales.

La influencia de las empresas de capital extranjero en nuestro país también es visible en el desarrollo de la I+D+i, siendo el tercer país de la UE con más centros de I+D de empresas multinacionales. Asimismo, las filiales de empresas extranjeras son responsables de más del 26% de la inversión ejecutada en I+D y más del 30% de la inversión en I+D financiada por el sector empresarial.

El Informe puede obtenerse en el siguiente enlace.

Share with your friends:

Detalles de Contacto

Puede ponerse en contacto, comunicarse y trasladarnos sus peticiones o sugerencias a través de esta página. Le atenderemos a la mayor brevedad posible.

  • Paseo de la Castellana 95, Planta 15. 28046 - Madrid - España ‎
  • +34 914 185 071
  • informacion@multinacionalesmarcaespana.org
  • www.multinacionalesmarcaespana.org

Twitter

The openForce

Regístrate a nuestra newsletter

Acepto la "política de privacidad"

* = campo obligatorio