La protección de las fuentes de agua es un área de actuación prioritaria dentro de la estrategia de sostenibilidad de HEINEKEN “Brindando un Mundo Mejor”. Este compromiso se hace realidad a través de Every Drop (“Cada gota cuenta”), un programa global de gestión integral del agua que, entre otras iniciativas, promueve proyectos de compensación hídrica y una mayor eficiencia y ahorro en el consumo de agua de sus centros de producción. Estas medidas permitirán a HEINEKEN España alcanzar un balance hídrico neutro o positivo en 2020; es decir, restituir a su origen toda el agua que consume en el proceso de elaboración de sus cervezas.

Así lo confirman los primeros resultados de los proyectos de compensación hídrica desarrollados por la Compañía en las cuencas de los ríos que nutren de agua a sus cuatro fábricas: la del Guadalquivir con Doñana (Sevilla) y Olivo (Jaén), la del Júcar con Cañaveral (Valencia) y la del Jarama en Madrid. Con una inversión de 1.000.000 de euros, HEINEKEN ha restituido 1.000 millones de litros de agua[1] en 2017 –prácticamente el doble del agua consumida en su fábrica de Sevilla durante todo un año- gracias a las actuaciones desarrolladas en Doñana.

A esta cifra se suman los progresos del programa de eficiencia y ahorro de agua implementado en sus centros de producción, uno de los principales orígenes de la huella hídrica de la Compañía. Con ellos, HEINEKEN España ha mantenido el consumo de agua en 3,5 hl/hl durante los últimos dos años, alcanzando una reducción del 28,5% en la última década.

Los proyectos de compensación de agua aportan una nueva dimensión a la responsabilidad social corporativa, pues transforman el compromiso de reducir la huella hídrica en una apuesta revolucionaria: conseguir que los procesos productivos de HEINEKEN no tengan impacto en el ciclo del agua e, incluso, que comporten una mejora para las cuencas de los ríos que nutren a sus fábricas. Una cuestión clave para una empresa como la nuestra, ya que la cerveza está compuesta por un 95% de agua, y fundamental en España, el país con mayor estrés hídrico de toda Europa”, explica Mauricio Rodríguez-Adame, director de Responsabilidad Social Corporativa de la Compañía.

Estos proyectos suponen además un hito de colaboración público-privada, con la firma de convenios de colaboración inclusivos que contemplan los intereses -naturales y económicos- de todas las partes involucradas. Así, además de devolver el agua a su origen, permite mejorar la biodiversidad de ecosistemas protegidos como el Parque Natural de Doñana o la Albufera valenciana y contribuye a concienciar a la población con buenas prácticas sostenibles, aportando a su vez nuevos recursos a la agricultura y la economía local.

En su ambiciosa hoja de ruta para alcanzar el balance hídrico neutro, HEINEKEN España tiene en cuenta también el agua que no se puede depurar y devolver al entorno: la contenida en cada envase de cerveza y la que se evapora en el proceso de elaboración. Para ello, la Compañía puso en marcha en 2016 sus primeros proyectos de compensación de agua.

Con una inversión superior a los 300.000 euros, el Proyecto Doñana, desarrollado con la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, ha permitido la restauración ecológica de los humedales de las lagunas de La Dehesa de Abajo, Las Pardillas y San Lázaro, además de la creación de la Laguna del Lince en el degradado espacio del Barrero del Arrayán. Las actuaciones, que están a punto de finalizar, han permitido la compensación de 1.000 millones de litros de agua en 2017, mejorando el hábitat natural y propiciando la presencia de especies en peligro de extinción como el lince y numerosas aves rapaces.

El Proyecto Olivo, puesto en marcha también en 2016 junto con el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA), contempla cuatro años de investigación e implementación de cultivos integrados de cebada en plantaciones de olivos con suelos degradados. Para hacerlo posible, HEINEKEN España invierte cerca de 200.000 euros en ensayos en campos de Granada y Jaén, que han demostrado que estos cultivos mixtos contribuyen a reducir la erosión y a mejorar el balance hídrico del suelo, minimizando el impacto del cambio climático y ofreciendo una producción de cebada con una calidad acorde a los requerimientos de calidad de HEINEKEN y desde el punto de vista agronómico y medioambiental. El programa pretende ahorrar cerca de 700 millones de litros de agua al año y representa una importante innovación para la economía local, fomentando un desarrollo integral de la agricultura sostenible.

En septiembre de 2017 HEINEKEN España puso en marcha el Proyecto Cañaveral, desarrollado en colaboración con la Consellería de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural de la Generalitat Valenciana. Con una inversión de más de 250.000 euros, las actuaciones previstas tienen como objetivo devolver al medio 348 millones de litros de agua mediante la restauración ecológica y la rehabilitación hídrica de uno de los principales afluentes de la Albufera de Valencia, una zona con gran valor ecológico que fue reconocida como Espacio Natural Protegido hace más de 30 años. Pretende, asimismo, mejorar el medio natural y contribuir a la recuperación de zonas rurales en la región

Share with your friends:

Para contactar

Puede ponerse en contacto, comunicarse y trasladarnos sus peticiones o sugerencias a través de esta página. Le atenderemos a la mayor brevedad posible.

  • Paseo de la Castellana 95, Planta 15. 28046 - Madrid - España ‎
  • +34 914 185 071
  • informacion@multinacionalesmarcaespana.org
  • www.multinacionalesmarcaespana.org

Twitter

The openForce

Regístrate a nuestra newsletter

Acepto la "política de privacidad"

* = campo obligatorio