Durante la próxima década, se prevé que el empleo en España crezca de media un 1,9% al año, lo que supondrá un aumento de casi 2,6 millones de personas en el número de ocupados, superando los 20 millones en 2026.

Ésta es una de las hipótesis publicadas en la primera parte del Índice ManpowerGroup nº50 “El Futuro del Empleo. El impacto de la transformación productiva y la revolución demográfica en la creación de empleo 2017-2026”, presentado el pasado 11 de diciembre en Madrid por Raúl Grijalba, Regional Managing Director de la región Mediterránea de ManpowerGroup, y Josep Oliver, Catedrático emérito de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona y autor del estudio.

Se conmemora, así, el número 50 de un estudio que comenzó su andadura a finales de los 90. Con esta edición, ManpowerGroup quiere aportar nuevas perspectivas sobre el Futuro del Empleo en España y los retos que plantea a la sociedad. La investigación analiza, entre otros, el impacto de la transformación productiva y la revolución demográfica en la creación de empleo en los próximos diez años, los cambios estructurales que plantea la emergencia de la inteligencia artificial, la caída de la población en edad de trabajar, y la adecuación del sistema educativo a las necesidades del tejido productivo.

“Crearemos, según la hipótesis intermedia, 2,6 millones de empleos nuevos en los próximos 10 años. Son buenas noticias en torno a la proyección que hemos querido hacer para vislumbrar los 3 grandes impactos del Futuro del Empleo en nuestro país”, explica Raúl Grijalba que puntualiza cuáles son esos tres impactos, “primero, la demografía: casi un 80% de los nuevos puestos de trabajo estarán ocupados por personas entre 50 y 66 años. En segundo lugar, la tecnología porque casi un 80% de todos los puestos que se crearán tendrán que ver con cualificaciones profesionales técnicas y personas con altas competencias. Y por último, dentro del sector servicios, que es el que más empleo creará, destacan cuatro principales ramas: la sanidad, algunas manufacturas, comercio y servicios a empresas”.

Por su parte, Josep Oliver destaca que “el cambio ocupacional en la próxima década apunta a un empleo muy terciarizado, con gran crecimiento en la sanidad y los servicios sociales, una población crecientemente envejecida. Con elevada formación y una categoría que prima el avance de profesionales y técnicos”.

Los resultados que muestra el estudio conllevarán, sin duda, diversos cambios en la estructura ocupacional. Por un lado, en su composición y, por otro, en los distintos ritmos de crecimiento según las características de los ocupados o de los puestos de trabajo. De esta forma, dentro de 10 años, en 2026, el empleo en España mostrará un sesgo marcado hacia los servicios privados (más del 53%), con predominio de los trabajadores de 50 a 66 años (casi el 37% de toda la ocupación), con un importante protagonismo de profesionales, técnicos y empleados (con pesos por encima del 30% en todos los casos) y con cerca del 48% de los ocupados con niveles de formación altos.

En cuanto a la categoría ocupacional que más incremento registrará en los próximos años, ésta es sin duda la de profesionales y técnicos, que contará con un avance absoluto de 1,1 millones de personas, lo que supone un 1,9% de crecimiento anual. Así, los 5,2 millones de empleos que existen en la actualidad dentro de esta categoría, alcanzarán los 6,3 millones en 2026, abarcando hasta un 30% de los puestos de trabajo.

El resto de categorías experimentarán también crecimientos significativos: los trabajadores no cualificados (1,7% anual) en sintonía con las economías avanzadas y debido al auge del comercio y hostelería, los trabajadores cualificados (1,4% anual) y los empleados y trabajadores de los servicios (1,1% anual).

En resumen, según el Índice ManpowerGroup, en la próxima década se experimentará un fuerte aumento de la categoría de profesionales y técnicos (incluyendo técnicos de apoyo) y una estabilidad del resto, con la excepción de los directivos, que pasan de aportar cerca del 5% del empleo en 2011 al 2,5% en 2026.

Si hablamos sobre cuáles van a ser los niveles de formación más demandados por las empresas durante la próxima década, los ocupados con nivel alto de formación van a ser predominantes, con un aumento del 2,6% anual. Así, 2,3 de los 2,6 millones de ocupados tendrán un nivel de formación alto. Entre ellos destacan licenciados, ingenieros, arquitectos, doctores y diplomados.

Por el contrario, en los próximos años se aprecia una caída de los ocupados de nivel bajo (-0,7% anual), retrocediendo su peso desde casi el 35% a escasamente el 28% del total. De hecho, en 2026 este último grupo apenas aportará empleo. En cuanto a los ocupados de nivel medio (bachillerato y formación profesional), en este caso sí que se aprecia un aumento significativo del 1,6% anual.

En cuanto a los grupos de edad, el estudio destaca que de los 2,6 millones de empleos que se prevé generen en la próxima década, casi 2,4 millones serán ocupados por personas de entre 50 y 66 años. Las otras franjas de edad que se espera incrementen sus cifras serán el grupo de entre 40 y 49 años y, por primera vez en la última década, aquellos entre 16 y 29.

Este desplazamiento por edades del empleo refleja elementos demográficos de fondo que sólo podrían atenuarse con un nuevo choque inmigratorio. Así pues, la consecuencia más relevante de este proceso es la acentuación del envejecimiento de los ocupados.

Según el mismo, algunas comunidades autónomas y regiones crecerán por encima de la media. Entre ellas Canarias y Levante (1,6% en ambos casos), Andalucía (1,4%) y Cataluña (1,3%), mientras las regiones del Noreste, Madrid y Centro (1,2% en estos casos), y Noreste (1,1%) presentarán aumentos inferiores (1).

Si hablamos de los sectores que generarán más empleo, según este estudio el sector servicios, con 1,6 millones de empleos, se sitúa por encima del resto, dentro de éste destaca la aportación de los sectores privados (1,3 millones). Seguidos estarían la industria, la construcción o el sector primario. En todos ellos se estima, según las hipótesis que establece el estudio, un crecimiento anual que parte desde el 1% hasta el 2,2%.

En el desglose de los sectores, cuatro áreas de actividad generarán 1,2 millones de los 2,6 millones de empleos, cada una de ellas una media de 300.000 nuevos empleos. Estos son sanidad y servicios sociales, producciones industriales, comercio y servicios a las empresas. En conjunto, sólo éstas coparán 1,2 millones de los 2,6 millones de aumento total que se espera para la próxima década.

Además de las anteriores, hostelería, transportes y comunicaciones, construcción y otros servicios también aportarán un importante número de empleos, alrededor de 200.000 cada una. En total, unos 800.000 de los 2,6 millones de aumento total.

De esta forma, estas ocho áreas de actividad, básicamente terciarias con la excepción de otras manufacturas y construcción, generarían unos 2 millones de nuevos empleos, unas tres cuartas partes del total estimado para la próxima década.

NOTA: Las conclusiones recogidas en esta nota de prensa se han basado en el escenario de crecimiento de empleo medio, de las tres hipótesis que estable el estudio.

(1) Centro: Castilla La Mancha, Castilla y León y Extremadura / Levante: Comunidad Valenciana, Islas Baleares y Murcia / Noreste: Aragón, La Rioja, Navarra y País Vasco / Noroeste: Asturias, Cantabria y Galicia

 

Share with your friends:

Para contactar

Puede ponerse en contacto, comunicarse y trasladarnos sus peticiones o sugerencias a través de esta página. Le atenderemos a la mayor brevedad posible.

  • Paseo de la Castellana 95, Planta 15. 28046 - Madrid - España ‎
  • +34 914 185 071
  • informacion@multinacionalesmarcaespana.org
  • www.multinacionalesmarcaespana.org

Twitter

The openForce

Regístrate a nuestra newsletter

Aceptlo la "política de privacidad"

* = campo obligatorio